Cuidado con el recibo de IBI en fincas "rústicas"

No es poco frecuente que algunos Ayuntamientos reclamen recibos de Impuesto sobre Inmuebles (IBI), el que se ha venido llamando de contribución, respecto a fincas que realmente son rústicas o urbanizables, que no son urbanas.

Todo tiene su origen en una práctica, algo "extraña" del catastro, que tras sacar unas fotos y analizar, a su interés, tales fincas, las pone un valor que no suele ser bajo, y las da su propia calificación de urbano.

Fue el Tribunal Supremo en un pronunciamiento de 2014, y la normativa posterior a tal pronunciamiento, quien vino a poner los puntos sobre las íes en esta problemática, dejando claro, que una finca no puede ser considerada urbana por el catastro porque si, con la consecuencia del cobro de un recibo de IBI, sino que para que se considere como tal, al menos, debe haberse aprobado un instrumento de planeamiento que afecte a dicha finca, es decir, no es necesario que se haya ejecutado dicho instrumento, sino que se haya aprobado.

En la mayoría de los casos, el catastro lo califica como urbano porque detecta que existe alguna edificación con características de urbano, pero no siempre existe instrumento de planeamiento aprobado, que suele demorarse mucho tiempo, y es en ese caso, muy habitual, en el que nos podemos oponer al pago de IBI, por ser una finca no urbana, y acreditándolo mediante un certificado expedido por el propio ayuntamiento en el que conste que es rústica o urbanizable y que no existe instrumento de planeamiento aprobado, haciendo referencia a la Sentencia del Supremo.


20 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

CONTACTO

  • Gris Facebook Icono
  • Grey LinkedIn Icon

​​​​© 2018  Estudiolegalonline.com. Todos los derechos reservados